En Europa, lo más usual es un enchufe macho redondo con dos enchufes de 230 voltios. Si acaso tiene dispositivo de 110/120 voltios es necesario comprar un convertidor de 230 voltios.